Depredadores de los osos

Debido al tamaño de los osos y su fuerza, no tienen que preocuparse por los depredadores en su hábitat natural. En ocasiones, cuando están tratando de cazar una presa, como un alce o un ciervo grande pueden recibir una patada lo suficientemente fuerte para herir o matarlos, sin embargo esto es extremadamente raro.

ososLos osos, a menudo, pueden llegar a ser sus propios enemigos. Los machos son muy territoriales y no les gusta la idea de otro macho en su área de distribución. Sin embargo, otros machos pueden hacerlo en busca de alimento o para llegar a las hembras con las que desean reproducirse y los machos jóvenes, que recientemente se han separados de sus madres, se esfuerzan por encontrar un amplio territorio al que puedan llamar propio.


Independientemente de la razón por la que se encuentren, los enfrentamientos entre los osos machos se pueden convertir en físicos y pueden resultar en uno de ellos muriendo o ambos de ellos lesionados gravemente. El nivel de agresión a menudo depende de la edad de los osos, así como la especie. Los machos también matan a las hembras pequeñas a veces, si no se aparean cuando él quisiera.

Los osos machos son vistos a menudo atacando a los oseznos, encuentran que son una amenaza para sus propios derechos de apareamiento. También saben que una hembra va a tener más probabilidades de aparearse con él si no tiene cachorros para cuidar. Las hembras pueden ser muy agresivas e incluso ganar batallas con los machos cuando están protegiendo a sus cachorros, aunque, un alto porcentaje de sus oseznos son muertos por machos poderosos.
osos y humanosEl hombre es la mayor amenaza de la que los osos tienen que preocuparse. Durante siglos estos depredadores han seguido cazándolos por variedad de razones. La humanidad primitiva cazaba al oso con el fin de tener alimento para comer, también usaban sus pieles como vestido y la construcción de vivienda. En algunas culturas, las partes del cuerpo de los osos se muelen para fabricar medicinas, una tradición que sigue siendo parte de las culturas china y japonesa de hoy.

La idea de la caza deportiva de los osos es común también. La emoción de matar a un enorme oso que pesa cientos de libras es, simplemente, demasiado emocionante como para dejarla pasar. Las cualidades de las herramientas que tenemos hoy en día han mejorado mucho, dando a los depredadores humanos la mayor ventaja. Tienen dispositivos que les ayudan a realizar el seguimiento de los osos y también las armas que pueden usar desde muy lejos para matarlos sin ponerse en riesgo de daños corporales en el proceso.

La caza es considerada a veces, una necesidad cuando se trata de los osos. Para los desarrolladores de terrenos ser capaz de acabar con los osos de una determinada zona significa que pueden construir casas, un campo de golf, u otra entidad en esa propiedad.

Existe dinero de por medio al atrapar osos y venderlos. La mayoría de las veces se toman las crías que pueden ser vendidas por altas sumas en el mercado negro. Estas pueden ser entrenadas para realizar una variedad de actos que llaman la atención, otros se convierten en mascotas para aquellos que desean algo más exótico que un perro o un gato.

Como resultado de los diversos tipos de depredadores que enfrentan los osos, sus números se han convertido en mucho menores que en el pasado. Para varias de estas especies de osos los números son lo suficientemente bajos como para colocarlos en la lista de animales vulnerables o en peligro de extinción.

Dado que los humanos somos la mayor parte de este problema en particular, tenemos que asumir la responsabilidad por ello. Tenemos que encontrar una manera de vivir en armonía con los osos.