Reproducción de los osos

Hay mucho que aprender sobre la reproducción del oso. La edad de la madurez para los osos puede variar desde los 2 a 9 años de edad, dependiendo del tipo de oso. Las hembras están listas para aparearse a edades más tempranas que los machos, debido al hecho de que los machos tienen que competir unos con otros con el fin de ganar el derecho a aparearse. Los machos más fuertes serán los que ganan y por lo general los más fuertes son mayores también.

oso lenguilargoA medida que los machos se mueven en el territorio de la hembra se pueden encontrar los unos a los otros. Ponerse de pie y gruñir es la manera de decirle al otro oso que va a reproducirse en un lugar determinado. La mayoría de las veces el oso más pequeño dejará al más grande ir a buscar a la hembra. Hay veces, sin embargo, cuando tiene lugar la lucha de forma agresiva con el fin de obtener el derecho a aparearse.


Para la mayoría de las especies de osos la reproducción es natural, y se produce anualmente en un período determinado en el tiempo. Aunque, hay un par de especies, incluyendo el oso labiado, que pueden aparearse en cualquier período del año. Los que viven en climas más cálidos son más propensos a aparearse en diferentes momentos del año debido a la capacidad de encontrar continuamente los alimentos.

En algunas especies de osos las hembras tienen la capacidad de impedir que el embrión se adhiera al útero durante varios meses. Este proceso, llamado “implantación diferida” le permite determinar cuando el tiempo del nacimiento de los cachorros será correcto, por lo general el nacimiento coincide con el tiempo en que la madre está hibernando en una cueva o guarida. Las crías o oseznos son capaces de alimentarse del cuerpo de la madre hasta que esta despierta.

oso marronLa mayoría de las veces, la madre estará sola para cuidar a los cachorros desde el momento en que nacen hasta que puedan ser independientes. Sin embargo, hay algunas especies donde los machos ayudan también, esta es una experiencia fascinante observar. La tasa de mortalidad es más baja con dos padres involucrados, pues ambos padres son capaces de salir y buscar comida, así como proteger a los oseznos.

Para los osos panda, la reproducción es extremadamente difícil. Son bastante más mayores que otras especies de osos cuando se involucran en esta. Los machos también parecen no estar tan interesados. Algunos expertos se preguntan si el bambú que estos osos comen puede disminuir el deseo sexual, así como la calidad de los espermatozoides. Aun cuando estos osos se aparean no siempre resultará en la descendencia esperada.

El tiempo que pasan los cachorros con sus madres depende de la especie, es, por lo menos, durante el primer año y medio de vida, pero la mayoría se mantendrán durante dos años hasta que puedan ser independientes, y cuando la madre esté lista para aparearse nuevamente se les enviará por su cuenta. Sin embargo, otros mantienen sus crías durante un máximo de tres años.

El estrés puede ser un factor muy importante cuando se trata de la reproducción de los osos. Investigaciones muestran que cuando no tienen suficiente alimento o refugio son menos propensos a participar en el apareamiento. Cuando el alimento es escaso se sienten amenazados y se centrarán en satisfacer sus necesidades básicas en lugar del apareamiento.

Cuando llega el momento de aparearse los machos llaman a las hembras en un intento de obtener su atención. Las hembras dejan olores fuertes debido al incremento de las hormonas para que los machos se sientan atraídos por ella. Una hembra oso puede dar a luz a una camada de uno a cuatro oseznos, dependiendo de la especie, pero la mayoría de las veces contará con dos cachorros solamente.